Noticias

¿Necesito un seguro de hipoteca?

No Comments

Muchas veces, al contratar una hipoteca pensamos en si debemos contratar un seguro de hipoteca. Casi siempre, serán los bancos los que nos ofrezcan —o nos obliguen a contratar— uno de estos productos.

Lo primero que deberías saber sobre el seguro de hipoteca es que no es un producto obligatorio por Ley. Aunque, en algunos casos es posible que necesites contratar uno. Muchas veces, la aprobación de la hipoteca dependerá de que contrates uno de esos seguros.

El seguro de hipoteca

Muchas veces el «sí» final del banco dependerá de la contratación de un seguro de hipoteca. Así que casi siempre, la decisión final dependerá de las condiciones que nos ponga el banco a la hora de solicitar la hipoteca.

Según la Dirección General de Seguros: la legislación actual no adjudica con carácter general y directo al deudor de una hipoteca la necesidad obligatoria de contratar un seguro sobre el inmueble hipotecado.

Esto significa que no es necesario contratar uno de estos seguros, ya que por Ley no estamos obligados. Sin embargo, casi siempre se hará indispensable, pues se convertirá en una obligación contractual con el banco. Las entidades, casi siempre, pondrán como condición para la aceptación del préstamo, la contratación de un seguro de hipoteca.

¿Necesitas contratar un seguro de hipoteca?

La normativa reguladora del mercado hipotecario tiene ciertos requisitos para que los bancos puedan emitir títulos en el mercado.

Esto quiere decir que, si un banco quiere emitir cédulas o bonos hipotecarios con base a los préstamos con garantía hipotecaria concedidos a propietarios de hipotecas, concederá el préstamo si el deudor se compromete a suscribir un seguro de daños para el citado inmueble.

Por tanto, la obligación del deudor siempre sreá de carácter contractual, pero jamás legal.

En definitiva, evaluaremos si nos convienen o no este tipo de seguros y, tras analizar muy bien nuestras necesidades y preferencias, tomaremos una decisión sobre si debemos o no contratar un seguro de hipoteca.

Otro aspecto muy importante que debemos tener en cuenta, es que los seguros de hipoteca suelen ser más baratos si acudimos directamente a la compañía de seguros, sin pasar por la mediación del banco. Esto, en muchos casos, se debe a que los bancos tratan de colarnos cláusulas que no son de nuestro interés y que, si no repasamos de forma detallada el contrato —con ciertos conocimientos mínimos—, podemos no darnos cuenta de ellas.

¿Qué tipos de seguros existen?

Hay muchos tipos de seguros para la contratación de un préstamos hipotecario. Los seguros de protección de pagos son los más comunes en la actualidad. Debido a la fuerte crisis financiera en la que muchas familias no podían hacer frente a sus pagos, muchos bancos han comenzado a imponer este tipo de seguros como condición para el préstamos hipotecario.

Estas pólizas de seguro pagan al banco las cuotas que el cliente no pueda pagar. Por supuesto, estos pagos tienen un límite según el tipo de contrato. Nunca hay que acceder a este tipo de seguros sin antes haber leído por completo el contrato, ya que siempre pueden esconder cláusulas abusivas.

El otro tipo de seguro hipotecario más común es el de daños sobre el inmueble hipotecado. Mucha veces, al conceder el préstamos, la entidad bancaria exige la contratación de este tipo de seguros por un importe igual al valor de tasación del inmueble.

Estos seguros tienen por finalidad indemnizar a la persona que aparece como asegurada, normalmente el propietario, de los posibles daños que pueda sufrir el inmueble por determinadas causas establecidas asímismo en el contrato. En este caso, la entidad tiene derechos sobre indemnización que pueda recibir el asegurado, ya que si el inmueble que actúa como garantía se destruyese, la garantía desaparecería.

Los seguros de amortización son seguros de vida, que se caracterizan porque el asegurado asume el pago de la cantidad pendiente de amortizar del asegurado-prestatario. Si ocurre alguna de las contingencias previstas en el contrato —habitualmente fallecimiento o invalidez— antes de haber satisfecho la totalidad de la deuda.

Contratar o no contratar

Como puedes ver, existen varios tipos de seguros de hipoteca. Lo más habitual es que la entidad condicione la aceptación del préstamo a la contratación de uno de estos seguros. En ese caso, si quieres la hipoteca tendrás que acceder. Aunque no estás obligado por la Ley, las entidades prefieren cubrirse las espaldas en estos temas.

Incluso sin estar obligado a contratarlos, en algunas ocasiones tener uno de estos seguros es una buena idea. Está en tu mano analizar y estudiar la viabilidad de estos seguros. Muchas veces son una protección extra frente a cualquier contingencia, sin embargo, en otras ocasiones puede ser una carga y una imposición injusta por parte del banco.

La decisión final siempre será tuya y deberás meditarla con tranquilidad. Estudia todas tus opciones y no te decidas hasta tenerlo todo completamente claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5