Noticias

No es oro todo lo que reluce

No Comments

Nuestro país hace unos años vivió una época dorada, en la que se construían pisos y casas, no solo por encima de lo prudente, sino también de la objetiva demanda, y todo ello alimentado por las facilidades financieras que las Entidades de Crédito ofrecían.

Estas magníficas condiciones, que posibilitaban acceder, sin ningún tipo de problema, a ellos, distorsionaban al cliente que acababa pensando que podría acceder siempre a la mejor vivienda, incluso superior a sus necesidades, y menospreciando el futuro laboral que pudiera darse. Pero no es oro todo lo que reluce y no todo el mundo entiende de escritos hipotecarios, ni los cálculos implícitos que se derivan de ellos. Y todo ello, al cabo de pocos años, y máxime cuando la crisis económica se agudiza, agrava la situación del hipotecado, y es entonces cuando se le da la importación que tiene una Cláusula de Suelo.

Una Cláusula de suelo, o de tipos mínimos, bloquea el ahorro que el tipo de interés bajo, que hay actualmente y que se prolonga desde el año 2009,  produciría en una hipoteca, la anula por completo. Para verlo claro les pondremos un ejemplo:

  • Tenemos un préstamo hipotecario por un importe, pendiente de amortizar, de 200.000€, y asociado a este préstamo tenemos aplicado un Euribor (hoy al 0,40%) más un diferencial de 0,75 puntos. Esto supondría un 1,15% a liquidar en concepto de intereses en nuestra cuota mensual; pero tiene una cláusula de suelo del 3,50% que supone pagar un diferencial, a favor de la Entidad Bancaria, de aproximadamente unos 4.700€ anuales. “Gracias” a esta dichosa cláusula pagamos sobre ¡¡400€ de más cada mes!!.

Hoy en día mucha gente sigue ignora el perjuicio que todo esto está teniendo en su bolsillo, y otras muchas personas, simplemente se quedan quietas porque creen que moverse, que reclamar y acudir a un abogado, les dará más quebraderos de cabeza y más gastos de los que ya tienen. Esta forma de pensar es errónea, nunca hay que dejar las cosas pasar. Este gasto nos perjudica mensualmente, agrava nuestra situación económica, y se va a prolongar durante todo lo que reste para liquidar la deuda con el Banco, siempre que el tipo aplicado sea inferior a la cláusula suelo, que dado el actual panorama económico, parece que lo será por muchos años.

Piense una cosa, más de 100 entidades bancarias españolas tienen interpuestas demandas por este tema, y menos del 5% de los afectados por esta situación presentó reclamaciones en los tribunales.

Hay que iniciar la reclamación cuanto antes. Acudir a un despacho de abogados especializados en este tema y presentar la oportuna reclamación ante la Entidad Bancaria, esta es la mejor manera de hacer que este sobrepago tenga los días contados.

En Sin Cláusulas somos especialistas en este terreno y le ofrecemos, no cobrar en el proceso, solo si finalmente el caso se resuelve positivamente para usted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5