Estafas bancarias

Todo lo que necesitas saber sobre los swap

No Comments

¿Sabes qué es un swap? Los swap son contratos entre dos parte mediante los que se intercambian flujos de caja. Como ha sucedido con otras malas prácticas, la crisis financiera dejó al descubierto este producto que parece sencillo pero que, en realidad, no lo es tanto.

¿Qué son los swap?

El swap aparece en el mercado en los años 70. Se crea por primera vez en los mercados de divisas a través de técnicas de préstamos paralelos o préstamos back to back.

Se trata de una especie de seguro financiero frente a subidas repentinas de los tipos de interés. Los swaps son un tipo de contrato muy complejo, que utilizan las empresas a la hora de realizar ciertas inversiones o compras a crédito. El motivo de este contrato es protegerse de las subidas inesperadas de los tipos de interés.

El swap como producto derivado

Los contratos de swap son productos derivados, que sirven para hacer frente a posible subidas de interés. El swap, aunque desconocido por el público general, es muy utilizado en el mundo de las financias para proteger carteras de interés. Se trata de un instrumento de alto riesgo, que debería ser usado solo por inversoristas cualificados.

Son productos de alto riesgo que intercambian un tipo de interés fijo por uno variable. Lo habitual es que se contrate cuando se está endeudado a un tipo de interés variable, para protegerse de subidas por encima de un interés determinado a cambio de no poder beneficiarse de las bajadas. Es decir, el tipo de interés se quedará congelado a cierto nivel.

Se obliga a la entidad a pagar el diferencial si el tipo de interés sube al máximos fijado y al cliente a pagar la diferencia en caso de que baje.

Los swap en la hipoteca

Algunas entidades financieras han estado colocando hipotecas con swaps. Por norma general ocultaban la realidad bajo nombres como “seguro de cobertura”, “bono clip”, “cuota segura” o “permuta financiera”.

Puede parecer interesante contratar este tipo de hipoteca, sobre todo, cuando los tipos de interés han bajado mucho y puede haber un cambio de políticas que obligue al Euríbor a subir.

Los swaps han sido especialmente nefastos por el momento en que se comercializaron. Las entidades aprovecharon que el Euríbor estaba en su mejor momento para colocar estos productos. Los bancos sabían que el índice se iba a desplomar y se aprovecharon de la ignorancia de sus clientes.

Hipotecas más caras por los swaps

El único escenario en el que un swap es aconsejable, sería un momento como el actual, en que el Euríbor está en mínimos. Si los tipos están altos, contratar swaps saldrá muy caro para el cliente.

Los contratos de swaps en hipotecas son una tomadura de pelo, porque los riesgos no son equitativos. El cliente siempre suele pagar el máximo, mientras que la entidad rara vez paga nada.

¿Debo reclamar por un swap?

En estos casos el cliente debería reclamar que le devuelvan el dinero perdido en swaps pues el banco obra de mala fe. Las entidades no pueden colocar este tipo de productos complejos a clientes.

En este caso la campaña de colocación de swaps empezó con el Euríbor en máximos, pero con una previsión clara de grandes bajadas. Todo esto implica una mala práctica, puesto que han obrado con mala fe, conociendo las consecuencias que los swaps tendrían.

Otro aspecto importante de los swaps es que, generalmente, no aparece en las escrituras, pues no es una condición del contrato. La entidad obligaba al cliente a firmar un contrato anexo.

Si te has visto afectado por este tipo de estrategias, desde SinCláusulas te ofrecemos diversas modalidades de pago, y solo cobramos cuando ganamos tu demanda en el juzgado. También aplicamos un mejor precio en caso de realizar una gestión previa extrajudicial, donde no tendrás que pagar nada, y solo pagarás en el caso de firmar un acuerdo favorable. Llámanos sin compromiso alguno al Teléfono de Atención al Cliente 629 879 429.

Hipotecas IRPH la nueva cláusula suelo

No Comments

Las hipotecas IRPH afectan a más de un millón de usuarios de banca. El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, en el fondo, es un problema muy parecido al de las cláusulas suelo, si en este momento está pagando más de un 2% por su hipoteca, es muy posible que haya firmado un IRPH sin saberlo.

El Índice IRPH

El problema será que su hipoteca está firma con referencia al IRPH en lugar de al Euríbor. De esta forma, si bien el índice anual del Euríbor se encuentra en el -0,01%, el índice del IRPH (de conjunto de entidades) está en el 2,03%.

Una diferencia de más de dos puntos que afecta negativamente a los usuarios.

Tal y como sucede con las cláusulas suelo haber firmado una hipoteca con IRPH le impedirá beneficiarse de las bajadas del Euríbor. Para poder igualarse a lo que pagaría por una hipoteca firmada al 0,99% (un tipo variable general), debería haber firmado un IRPH del -1,05%, algo imposible pues todos los diferenciales que se firmaban eran del 0% o superiores al 1%.

El mayor problema para los afectados es que, ante un posible cambio, los usuarios se verán sometidos a un tipo fijo del 4%, debido a una disposición adicional de la Ley 14/2013 del 27 de septiembre.

¿Cómo saber si tengo IRPH?

Encontrar el IRPH en la hipoteca es tan difícil como saber si tenemos cláusulas suelo, pues no encontraremos las siglas por ninguna parte. Como mucho, encontraremos algo del estilo «Tipo medio de préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre».

Es importante saber qué tipo de IRPH es el que tiene nuestra hipoteca, esto lo sabremos buscando la coletilla: «Concedido por cajas, bancos o entidades de crédito de España».

¿Puede reclamar?

El IRPH es un tipo de referencia más caro que el Euríbor y poco claro, parece que se podría manipular con relativa facilidad si todos los bancos se pusieran de acuerdo.

Como sucede con las cláusulas suelo, si cuando firmamos ante notario no se nos explicó qué era y cómo funcionaba este tipo de referencia, si no se le mostró una realidad comparativa con el Euríbor, es muy posible que no se haya cumplido con los controles de transparencia.

Si se ha visto afectado por este tipo de estrategias desde SinCláusulas ofrecemos a las familias afectadas por este tipo de acciones diversas modalidades de pago, y solo cobramos cuando se gana la demanda en el juzgado. También se aplica un mejor precio en caso de realizar una gestión previa extrajudicial, donde no deberían desembolsar nada, y solo en el caso de firmar un acuerdo favorable para nuestros Clientes. Llámanos sin compromiso alguno al Teléfono de Atención al Cliente 629 879 429.

Los promotores deberán devolver el dinero

No Comments

Se abre un nuevo frente legal para los afectados por las estafas que se realizaron durante los años de la burbuja inmobiliaria. En los años previos a la crisis el sector bancario jugó con clientes e inversores. Los promotores se beneficiaron del momento y ahora empiezan a surgir los problemas.

El Supremo contra los promotores inmobiliarios

El Tribunal Supremo asesta un golpe tremendo a los promotores inmobiliarios y a las entidades bancarias. En una sentencia que sentará jurisprudencia en España, el Alto Tribunal obliga a las entidades bancarias a devolver el dinero adelantado por los clientes a los promotores para viviendas que no se construyeron.

Con esta acción se responde a la demanda de muchas personas que perdieron su inversión en urbanizaciones fantasmas y bloques de viviendas que jamás llegaron a construirse.

La base de esta nueva sentencia está en una ley de 1968. Esta ley fue aprobada en su día, tras un escándalo que dejó sin vivienda a más de 10.000 personas. La ley obliga a los bancos a tener avalada la cantidad entregada a cuenta por la vivienda. Algo que las entidades han incumplido de forma masiva durante los años de la burbuja inmobiliaria.

Demandar al banco, no a los promotores

En aquellos años, el procedimiento habitual cuando un particular se quedaba sin el dinero adelantado por su vivienda, era el de proceder contra los promotores, pues, en primer lugar eran ellos los responsables.

Recuperar el dinero por este procedimiento era imposible, ya que, recuperar el dinero de manos de un empresario en quiebra es, a todas luces, improbable.

La solución pasa por demandar no solo al promotor, también a la entidad bancaria que recibía el dinero a cuenta y con el que, se financiaban este tipo de construcciones. Para ello basta con esgrimir la ya mencionada ley de 1968 «sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas».

Si te has visto afectado por este tipo de estrategias desde SinCláusulas te ofrecemos diversas modalidades de pago, y solo te cobramos cuando ganamos la demanda en el juzgado. También te aplicamos un mejor precio en caso de realizar una gestión previa extrajudicial, no tendrás que pagar nada, y solo lo harás si firmas un acuerdo favorable. Llámanos sin compromiso alguno al Teléfono de Atención al Cliente 629 879 429.