Noticias

Anuladas unas preferentes de Bankia

No Comments

La Audiencia Provincial de Madrid confirma la anulación de la venta de unas preferentes colocadas a un camionero que sufría esclerosis múltiple y parálisis cerebral. Las preferentes fueron contratadas en junio de 2009 a un camionero jubilado con una pensión inferior a los 1.000 euros y a su esposa, ama de casa. Ambos sin estudios superiores y sin experiencia en la contratación de productos bancarios, de un claro perfil ahorrador, a pesar de esto se les colocó un producto peligroso y de alto riesgo.

El caso resulta más sangrante ya que desde un año antes de la imposición de las preferentes, el jubilado estaba diagnosticado de un adenocarcinoma de próstata. En 2013 fue diagnosticado de nuevo y tuvo que someterse a quimioterapia lo que lo dejó en un estado de semiparálisis. La entidad bancaria no tuvo en cuenta en ningún momento el estado del hombre, que murió esperando la sentencia. El juez señala que el recurso presentado por la entidad era innecesario y su único fin fue alargar el proceso al máximo pues no quedaban dudas de hecho ni de derecho.

El fallo del juzgado rechaza la alegación de Bankia que aseguraba que la acción había caducado, el juez señala que el contrato nunca fue consumado. También se rechaza que la entidad cumpliera con sus obligaciones legales ya que no se realizó ningún test y en caso de realizarse fue simulado, debido al estado en el que se encontraba el hombre.

Otro punto muy criticado por el juez es que nunca se ofreció una información adecuada antes de la contratación del producto. Nunca se produjo un asesoramiento adecuado ya que las preferentes jamás se publicitaron, sino que fueron colocadas mediante llamadas telefónicas a los clientes, algo que da fe de su oscurantismo y dudosa legalidad.

El juez hace hincapié una vez más en la falta de información real que las entidades ofrecieron en este tipo de colocaciones, limitándose a implantar una línea de texto en los contratos en la que se afirma que se ha informado, algo que nunca era verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5